Jueves, 04 Julio 2019 16:32

Los maestros de Emilio Millán “El Marismeño”

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Hace unos días he coincidido con el que fuera componente del mítico grupo flamenco “Los Marimeños”, Emilio Millán, al cual me lo encontré pero que muy requetebién, cargado de nuevas ilusiones, con una voz clara y potente y con la vista puesta en los proyectos profesionales que le están ofreciendo, pues os puedo asegurar, que actualmente existe un nuevo Emilio Millán y que el éxito le va a sonreir más pronto que tarde, pues entre otras cosas, tiene una voz privilegiada que le va a proporcionar muchas satisfacciones.

Me contaba, que está escribiendo una serie de reflexiones sobre su propia vida, que desde luego han de ser muy interesantes, por lo que le pedí que me las enviase y que de ellas pudieran disfrutar todos nuestros lectores. La primera reflexión se la dedica a sus MAESTROS, y aquí se la ofrecemos a ustedes textualmente.

“Mi primer maestro fue mi padre, junto a él siendo muy pequeño descubrí que yo lo que quería ser en esta vida era ser cantaor. Un día me puso una cinta de cassett en el coche y me acuerdo perfectamente que cantaba Paco Toronjo, .por cierto que fue muy amigo de mi familia y en especial además de su amistad, muy contratado por mi padre. En aquel mismo momento en que escuche aquello rápidamente le pregunte a mi ya fallecido padre: ¿Papá eso que es?. Y el me respondió, eso es el cante Emilito, son fandangos.Yo guarde un emocionante silencio al quedar perplejo de como me sentí en aquel maravilloso momento de asombro mio, de darme cuenta rápidamente de que aquel estaba siendo el mayor descubrimiento de mi niñez. Enseguida lo tuve clarísimo y mi siguiente pensamiento fue instantáneamente, eso lo quiero hacer yo, no hubo lugar a duda alguna , tuve en aquel instante el mayor descubrimiento hasta el momento. Yo ya quería...CANTAR”.

“Mi próximo maestro fue mi primo Paco Millán, en el Coro de la Real e Ilustre  Hermandad del Rocío de Huelva. Fueron algunos años en los que me recuerdo jugueteando con el cante cuando ya despuntaba y empezaba a conocer algo también nuevo para mi, la admiración de los demás. Fue la etapa más divertida junto con todos mis primos y amigos rocieros en aquella experiencia en la que se reafirmo mi decisión y disfrute tanto”.

“Mi siguiente referente fue mi siguiente sueño hecho realidad, me reclamaban del Cuadro de Cante de la Peña Flamenca de Huelva, donde para formar parte de él, era necesario tener un padrinazgo, mi maravillosa sorpresa fue sorprendente para mi en aquel momento, me apadrinaba mi admirado y después maestro en el fandango Paco Toronjo.  En mi querida Peña Flamenca conocería a los maestros que me enseñarían el cante más sentido para mi, la Saeta que fueron mis queridos y ya fallecidos Rafael Jurado con quien tuve la grandiosa experiencia de conocer lo que se siente cantando cuando le miras a la cara al Divino Redentor y Antonio García “El Brujo” quien me enseñó también importantes secretos de este mi cante preferido”.

“!La sorpresa mas grande y el mayor regalo que me han hecho en mi vida fue de la mano de mi queridísimo tío Manuel Millan Vazquez, quien me llamaba un mediodía diciéndome, sobrino vamos a comer juntos que tengo que hablarte de un trabajo que tengo para ti. La intriga me comió en aquel momento naturalmente, pero lo que menos me podía imaginar era que mi tio me tenia guardado. No un sueño, fue muchísimo más, perdón, esto no sé explicarlo, fue realmente tremendo lo que sentí cuando me dijo, vamos a ir a hablar con Paco, Emilio y Juanini de Los Marismeños, que Antonio Herrero ha decidido no seguir formando parte del grupo y tu lo vas a suplir. Fue increíble el regalazo que me hizo mi tio, fundador del mejor grupo para mi que ha habido en la historia de las sevillanas, pasando a ser componente de LOS MARISMEÑOS, donde descubrí a mi siguiente maestro, Juanini, a quien también estoy espectacularmente agradecido por dedicarme tanto tiempo enseñándome de manera profesional este trabajo mío hoy en día. Él fue quien más me enseñó de todos, he de reconocerlo por y para siempre. Me dio a conocer además a casi todos los Grandes de España, pues siempre fue admirado por todos los artistas, incluso recuerdo perfectamente que le llamaron siempre el artista de los artistas. Fue todo un lujazo para mi tener el privilegio de ser hoy en día su discípulo”.

“En la rumba bebí del también fallecido ya e indiscutible rey en este genero como fue el gran Bambino. Y en el flamenco fueron incansables e inagotables las horas....escuchando al mejor de todos los tiempos que para mi y para la gran mayoría de la extensa familia del flamenco, por no decir todos, fue el indiscutible genio Jose MonjeCruz. “Camaron de la Isla”. Y también me enloqueció quien fuera su antecesor y  revolucionario, Manolo Caracol, quien también le dedique muchísimas horas para empaparme de su fantástica e inigualable manera de cantar”.

 “A Camarón, a Bambino y a Caracol, no tuve la suerte de haberlos conocido, .pero los considero mis maestros con total seguridad, sencillamente por que aprendí de ellos y cuando alguien te enseña algo se convierte irremediablemente en tu maestro”

 “Esta reflexión la he hecho en la finca de un amigo mio en la provincia de Córdoba... donde me han contratado y he entregado mi alma otra vez mas, despues de terminar de trabajar y haber tenido el lujo de compartir una noche muy especial con otro artista que igualmente considero maestro mio, El Pele.”

“Estaría para mi. Solo sentí con total seguridad mi primer descubrimiento. YO lo que quería en mi vida era cantar...y mas tarde descubrí que había nacido artista. El universo se encargo del resto y me aseguro un excelente aprendizaje de la mano de LOS MEJORES MAESTROS”

Emilio, muy buena reflexión, y ya en fechas próximas, seguiremos contando a nuestros lectores, pues bien se merecen conocer más a fondo a este nuevo y renacido Emilio Millán Simón.

 

UA-9333496-6