Lunes, 13 Agosto 2018 12:46

Gracias CONSTANTINA, gracias hermandad de Ntra. Sra. del Robledo

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Sin lugar a dudas, el día 10 de agosto de este 2018, va a quedar marcado en mi memoria para siempre. La hermandad de Ntra. Sra. del Robledo, patrona de CONSTANTINA, cumplía el 450 aniversario de su fundación y  el 30 de la coronación, y para celebrar tales efemérides, el equipo de gobierno que lidera Raúl Chavero, organizó un acto de exaltación a la reina de la Sierra Norte sevillana, y tuvo a bien elegirme como una de las cuatro personas para llevar a cabo tal menester, junto a José Luis Ortiz, José Luis Muñoz y Alberto Cuevas. 

 
El acto estuvo marcado por el recuerdo de uno de los exaltadores, José Luis Ortiz, el cual nos dejó para siempre unos días antes de la fecha señalada para tal efeméride. Mi tocayo ya tenía su exaltación escrita, por cierto, una maravilla, y en su exilio hospitalario, como él decía, le encomendó a su gran amigo Juan Vicente Romero Lluch, que fuera él quien leyera su último pregón a nuestra patrona. Juanvi, sacando fuerzas de flaqueza, cumplió con el deseo del hombre que más y mejor le había exaltado a la virgen del Robledo.
 
El acto fue solemne y la parroquia Ntra. Sra. de la Encarnación se vistió con sus mejores galas para albergar tal acontecimiento que tuvo un gran poder de convocatoria, llenando y de qué manera el templo.
 
El acto comenzó con las palabras de bienvenida del hermano mayor de la Hermandad, Raúl Chavero, quien hizo una breve semblanza de los cuatro exaltadores, para posteriormente la banda de El Arahal (Sevilla) interpretar una marcha de gloria elegida por el exaltador, en este caso la mía, pues fui quien abrió el turno, con recuerdos de mi niñez y juventud  relacionados  con mi patrona, contando con la colaboración de Pepe Gómez "El Marismeño" quien interpretó unas sevillanas dedicadas a la virgen que puso los vellos de punta. Finalicé mi intervención con unos poemas a mi patrona y recordando a otras dos advocaciones marianas que llevó dentro, Cinta y Rocío.
 
Seguidamente le tocaba el turno a José Luis Ortiz, siendo como ya indicaba anteriormente, Juan Vicente Romero Lluch, quien tomó la palabra visiblemente emocionado para exaltar a nuestra patrona contando las experiencias de Ortiz con la hermandad y dedicar unas palabras que solo él sabía decir con la maestría y el sentimiento que le caracterizaba.
 
Fue José Luis Muñoz el siguiente en subir al estrado, no sin antes dejar una rosa a los pies de la reina de los Constantineros. El exaltador contaba los recuerdos que había encontrado en una caja que le dejó su madre e hizo un recorrido por vivencias suyas que fue una maravilla, dejando patente que es un orador brillante y que cuando se trata de hablar de la Virgen del Robledo, le afloran los sentimientos más profundos. Una gran exaltación, que duda cabe.
 
Alberto Cuevas, el más joven de los elegidos, cerraba el capítulo de oradores. Desde su inicio,  se veía que iba a ser una gran exaltación, como así sucedió. Con su peculiar y brillante  forma de pregonar, Alberto hizo un recorrido por momentos y pormenores de lo que es la hermandad, la virgen  del Robledo y sus Constantineros más destacadas en los últimos años, con recuerdos a personas que nos han dejado para siempre. Concluyó con una exaltación al pueblo, donde no dejó rincón ni personaje en el olvido. Felicidades Alberto, lo bordaste.
 
Para concluir el acto que fue brillante, emotivo y para los anales de la hermandad, se dirigió a los fieles, Rafael Romero, compositor de la marcha musical Robledo, que seguidamente se iba a estrenar, interpretada por la banda de música de El Arahal y dónde el autor explicó las 4 partes de la que estaba compuesta la marcha y que les puedo asegurar es una auténtica maravilla.
 
Todo concluyó con la entrega de unos cuadros de recuerdo con la imagen del óleo que se ha realizado  para esta celebración y con la interpretación del himno nscional y las consabidas felicitaciones.
 
Y es ahí, donde yo quiero ir ahora para finalizar esta crónica...
Gracias Raúl Chavero, por acordarte de mí para acto tan importante, que me ha hecho el más feliz del mundo
Gracias a tu Junta de Gobierno y muy especialmente a Eugenio Muela, que en todo momento estuvo pendiente que no me  faltara de nada y dándome ánimos, pues me veía muy nerviosillo.
Gracias Pepe Gómez "El Marismeño", por acompañarme a este evento tan importante para mí. Te quiero un montonazo
Gracias a mi mujer, mis hijos por su paciencia de escucharme la exaltación una y mil veces en casa  y darme muchos ánimos
 
Gracias a familiares y amigos que  me acompañaron  y como no...
Gracias CONSTANTINA, por ese cariño y afecto que me mostrasteis en todo momento
Eternamente agradecidos
Os quiero
UA-9333496-6