Lunes, 11 Mayo 2015 08:10

La boda de Víctor y Milagros

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Han sonado campanas de boda en la onubensísima Iglesia de la Purísima Concepción. Ha sido hace unos días, y lo ha hecho para que se den el sí quiero Víctor García Cámara y Milagros Simón Rubiales, los cuales han vivido uno de los días más bonitos de sus respectivas vidas.

Aires flamencos en la iglesia, aunque los componentes del coro asistente no pudieron cantar. Una novia, que iba simplemente preciosa, y un novio, orgulloso de la mujer de su vida. Milagros llegó al altar del bazo de su padre, José Simón Ortega, propietario de la sombrerería SIMON VIDOSA y Víctor, era acompañado como madrina por su hermana Amaya García Cámara. El padre del novio Ignacio García Villalba y madre de la novia Mary Carmen Rubiales Rosales, seguían muy de cerca el caminar de las dos parejas y desde luego visiblemente emocionados. La función religiosa resultó todo un show, pues la novia llegó tarde a la iglesia, unos 15 minutos, lo que supuso que a partir de ese momento se produjeran una serie de situaciones que no estaban en el guión. Milagros se lamentaba no haber podido leer el evangelio, ni comulgar, y desde luego, las personas que estaban previsto leer unas cosillas, no pudieron hacerlo. Asimismo tenían la intención de firmar a los pies del Nazareno, cosa que tampoco fue posible y es que al llegar ese cuarto de hora más tarde hizo que se precipitara la función religiosa, pues posteriormente tocaba la misa de las ocho de la tarde. De todas formas, la función quedó brillante y emotiva, donde los invitados al enlace disfrutaron viendo la felicidad de la pareja de recién casados.

Una vez concluida la función religiosa, en la Iglesia de la Purísima Concepción, novios, padrinos, familiares y amigos, pusieron rumbo al lugar de la celebración, concretamente a la Hacienda Montija, donde todos brindaron por la felicidad de la pareja, la cual entró en el recinto a los sones de la mítica canción de MOCEDADES, “Eres tú”, mientras los presentes puestos en pie, le tributaban una gran ovación.

Como no podía ser de otra manera, la fiesta se prolongó hasta altas hora de la madrugada y todos los invitados se lo pasaron en grande que en definitiva es de lo que se trataba.

FELICIDADES PAREJITA.

 

UA-9333496-6