Lunes, 11 Agosto 2014 08:45

Mario Franco un mecánico a la antigua usanza

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Siempre es de lo más agradable coincidir con buena gente, y eso es lo que es, mi amigo Mario Franco y por su puesto su encantadora esposa María Bella Martín, a los cuales me lo encontré días pasados en la Peña Sevillista de Isla Cristina, con motivo de la charla coloquio que ofreció el responsable de la cantera del Sevilla, Pablo Blanco. Con ellos iba su hija Esperanza Franco, que es de lo más cariñoso y agradable, su marido Gumer Bustelo y sus tres hijos, las gemelas Cristina y Esperanza y el bichito de la casa, Alvaro y por si fuera poco, para que el pequeñín no se sintiera solo, le acompañaban dos de sus primitos, concretamente,  Mario y Manuel que también son sevillistas, como toda su familia.

Con Mario y Mary Bella, estuve recordando tiempos pasados cuando yo en los años setenta y principio de los ochenta, vivía en la antigua Higuerita y con este matrimonio, compartí junto a mi esposa Toñy, cantidad de momentos de los que ambos guardamos muy buenos recuerdos.

Mario que es toda una eminencia y una institución como mecánico del automóvil, en Isla Cristina, me decía que su taller lo llevan ahora sus hijos Mario y Juan Antonio, los que cuentan con una clientela muy fiel, y es que estos “niños”, han vivido desde que nacieron la pasión por el taller y conocen cualquier problema que se le pueda presentar al coche de la marca que sea, fruto qué duda cabe, a la sapiencia que les ha inculcado su padre, un mecánico a la antigua usanza, que no hay avería que se le resista, por lo que no deja de ir a diario por el taller a visitar a sus hijos y si necesitan un consejo, pues para eso están los padres.

En definitiva, una familia encantadora, a la que desde luego tengo que visitar más a menudo, pero ellos han de hacer lo mismo. Un abrazo para todos amigos.

UA-9333496-6